Los evangélicos que derrotaron a Gramsci en Chile
Un justo reconocimiento en el mes que se celebra a la Iglesia Evangélica chilena

 

Imganen900

 

David Trumbull: El pastor que fundó el Estado Laico en Chile

 

Conquistada la independencia chilena de la realeza de España, el gobierno de Chile, conducido por el Director Supremo de la Nación general libertador Bernardo O’Higgins, abre las fronteras del país, para la llegada de inversiones y empresas extranjeras, acción que es aprovechada por la primera potencia económica que es Gran Bretaña. Así a partir del año 1818, llegan a establecerse a Valparaíso, inversionistas, empresarios y profesionales ingleses y algunos norteamericanos, y todos ellos de religión protestante. A poco andar, estas familias extranjeras, empezaron a echar de menos las “cosas del Señor” que tenían en sus países, acá no tenían una iglesia adónde asistir, ni un pastor “al cual criticar”. Entonces, se pusieron de acuerdo y le escribieron a la Sociedad Evangélica Foránea en los Estados Unidos, solicitándole el envío de un pastor. La SEF puso el aviso, y este llegó a conocimiento de David Trumbull, mientras estudiaba su tercer año de teología en el Seminario Teológico de Princeton, institución a la cual ingresó, después de graduarse de la Universidad de Yale.

 

Trumbull, apenas supo del aviso, presentó de inmediato su postulación, y la Sociedad Evangélica Foránea la contrató, llegando a Valparaíso el 25 de diciembre del año 1845. Y, agrio recibimiento: A su llegada, las autoridades de la época le prohibieron predicar a los chilenos, en todo el territorio chileno, pero Trumbull, se abocó de inmediato a lo que vino, pastorear a las familias, visitar los barcos ingleses y norteamericanos para predicar a los marinos, y a visitar la cárcel para predicar a los presos que eran extranjeros. Pero, mientras caminaba por las calles y las plazas, trasladándose de un lugar a otro en Valparaíso, empezó a sentir la “pasión por las almas chilenas”, y sobre todo le partió el alma, ver a niños, vagando por las calles, a “pata pela”, pidiendo comida o plata. Allí sintió, que no podía quedarse quieto, sintió que era su deber cristiano, hacer algo por estos niños. Esta compasión lo motivó a fundar una Escuela y un Hogar. Las autoridades le clausuraron de inmediato la escuela.

 

A poco andar, Trumbull empezó a entender bien, y a sufrir, lo que había detrás de la tajante prohibición. Las familias extranjeras, no tenían donde educar a sus hijos, los más jóvenes no podían casarse, y lo peor, no tenían donde enterrar a sus muertos, porque todas estas necesidades sociales, las manejaba la Iglesia Católica, y estaban prohibidas para estos protestantes. Ustedes ya han escuchado el drama de los entierros protestantes, tiraban los cuerpos al mar, los enterraban en los acantilados, en Santiago los enterraban en el vertedero. Y cuando quiso predicar el evangelio a un chileno, de inmediato llegó la policía para detenerlo, estaba prohibido por el Artículo 5 de la Constitución, que establecía a la Religión Católica como la religión oficial del país, con la exclusión de cualquier otra. Así que, en muy poco, David Trumbull comprendió bien las cosas, para atender a las necesidades de sus ovejas extranjeras, y ganar almas chilenas para el Señor, tenía que matar a un poderoso gigante, eliminar el Artículo 5 de la Constitución Política de la República de Chile.

 

La Constitución Política de la República de Chile del año 1833, era buena para asegurar la estabilidad social y política del país, y ya regía por más de 10 años, pero era muy categórica en materia religiosa.Ahora, es necesario tener en cuenta, que el artículo 5 era aceptado por toda la población chilena, y nadie tenía reparo con que fuera así, más bien todos presionaban para que se cumpliera rigurosamente. El artículo 5 era vigilado rigurosamente, no solo por las autoridades eclesiásticas, sino por las políticas, y especialmente por las militares. La Constitución del 33, solo le permitía dos lugares para predicar en Chile;  El interior de las casas de las familias inglesas y norteamericanas, y la cubierta de un barco extranjero, y frente a esta situación, el pastor David Trumbull, tenía dos opciones; Volver a los Estados Unidos, o empezar una guerra espiritual, para eliminar el famoso artículo 5, y, ¿por qué no? Hacer una nueva Constitución para Chile. ¿Qué decidió el gringuito? ¡Quedarse y hacer política!

 

Y, David Trumbull se dedicó con pasión a la función política, y logró “grandes cosas”. En 1865, bajo la Presidencia de Domingo Santa María, fueron publicadas dos leyes interpretativas del Artículo 5: “Se permite a los que no profesan la Religión Católica, el culto que practiquen dentro de su recinto de propiedad particular”, y “Es permitido a los disidentes fundar y sostener escuelas privadas para la enseñanza de sus propios hijos en las doctrinas de su religión” Esto ya se hacía, pero ahora estaba en la Constitución, y Trumbull siguió dando la pelea política y cosechando grandes triunfos: El 2 de Agosto de 1883, se dicta la ley de Cementerios Laicos, el 16 de Enero de 1884 se dicta la ley de Matrimonio Civil, y el 26 de Julio del mismo año 1884, se dicta la ley del Registro Civil. Y, treinta cinco años después de su muerte, David Trumbull falleció el año 1889, durante el gobierno del Presidente Arturo Alessandri Palma en el año 1925, el pueblo de Chile aprueba, la nueva Constitución Política de la República.

 

La nueva Constitución Política de la República de Chile, eliminaba de cuajo la religión oficial, y  separaba absolutamente a la Iglesia Católica del Estado, y daba libertad de conciencia y de religión a los ciudadanos, es decir, traía todo lo que pedía Trumbull. Así qué, la academia chilena debe reconocer e insertar en su acervo, dos cuestiones fundamentales; David Trumbull es el autor intelectual de la Constitución del 25, y por lo tanto, es el Fundador del Estado Laico en Chile, y a partir de su iniciativa e inventiva política, es también el autor intelectual de la ley N° 19.638, conocida como ley de Cultos, ya que con esta ley, se alcanza la igualdad jurídica de la Iglesia Evangélica con la Iglesia Católica, lo mismo que ansiaba Trumbull, y ahora, con todo lo que está pasando con los sacerdotes, es muy probable, que más temprano que tarde, antes del arrebatamiento de la iglesia, la Iglesia Evangélica chilena, reemplace totalmente a la Iglesia Católica en la cultura nacional. También hemos de decir, que Trumbull, amó a Chile y a los chilenos, pero ganó pocas “almas chilenas” y todas ellas, tenían la misma alta situación social y económica, que las familias extranjeras.

 

Willis C. Hoover K: El pastor que fundó la clase media chilena

 

Willis C. Hoover, llegó a Chile el año 1889, para trabajar como profesor en el Colegio Inglés de Iquique dependiente de la Iglesia Metodista, y solo después de un par de meses, logró que lo ascendieran a Rector, y además fue nombrado pastor de la Iglesia Metodista de Iquique, doble función, rector y pastor, que desarrolló normalmente durante 12 años, porque su épica pentecostal, comenzó en el año 1902, cuando las autoridades de Iglesia Metodista de Chile, lo trasladan a Valparaíso, para reemplazar al pastor Wilson, que viajaba a Estados Unidos para un tiempo de vacaciones. Y ya, instalado en Valparaíso ese año 1902, Hoover, empezó a recibir noticias de derramamiento del Espíritu Santo en su país. Pero, antes de recordar la historia del avivamiento pentecostal, sepamos cual era la situación de la iglesia protestante existente en el país.

 

A la llegada de Hoover a Valparaíso, el número de protestantes chilenos era magro, insignificante, una exigua minoría, indigna de consideración social, si no fuera porque la componían extranjeros, y porque sus luchas por la libertad de pensamiento y la separación de la Iglesia del Estado eran del agrado de la élite política y académica chilena. Al año 1889 de la llegada de Hoover al país, los protestantes no sobrepasaran el uno por ciento de la población, que era de unos 3.500.000 habitantes. Estos intelectuales chilenos, aplaudían las luchas protestantes, pero no se hacían protestantes. El protestantismo chileno, además de minoritario, ser la religión de los extranjeros, tenía otra característica, que el sacerdote Ignacio Vergara destaca en su libro Historia del Protestantismo en Chile, “estaba asociado a las clases medias chilenas”,  esto significa que no había pobres en la iglesia protestante chilena.

 

Pero, digamos claramente las cosas, a la llegada de Willis C. Hoover al país, el protestantismo era la religión de la “gente linda”, todos blancos, rubios de ojos verdes, profesionales, inversionistas y empresarios, “era la religión de los ricos”. Pero gracias al pastorado pentecostal de Willis C. Hoover, el protestantismo de ser la “religión de los ricos” pasa a ser la religión del pueblo chileno, de los pobres del país, y después de solo, constituir apenas el 1%,de la población, pasa a ser el 25% de los chilenos, que es el porcentaje actual. Y estos pobres que ingresaron a la Iglesia Metodista Pentecostal, a la Iglesia Evangélica Pentecostal, y a todas las demás iglesias pentecostales surgidas de estas, dejaron atrás la pobreza y empezaron a crecer socialmente y a prosperar económicamente, y a formar la potente clase media chilena, es decir, Willis C. Hoover, pastor pentecostal, es el fundador de la clase media chilena, algo que también debe internalizar la academia chilena.

 

 



Online (15 minutes ago):31

2019. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Go to top