Ideología Cristiana

Fundamentos

 

Chile,  que se gestó como colonia y república de cultura católico romana, viene perdiendo aceleradamente su identidad nacional, y transformándose paulatinamente, en una sociedad secularizada, agnóstica, atea y laicista, rasgos que son propios de una sociedad pauteada por la ideología progresista. A partir de la década del noventa, la sociedad chilena está cambiando, y la nueva forma de entender la vida personal, familiar, social, económica, política y religiosa, se expresa principal y notoriamente en la juventud, estamento de la sociedad que más rápido internaliza y  los refleja. Esta nueva cultura ha permeando la opinión pública, presiona para impregnar la institucionalidad, y a partir del 18 de octubre del año 2019 con un atentado terrorista que destruyó ocho estaciones del Metro de Santiago, optó por la via violenta para imponer su modelo.

 

La ONG Chile Cristiano se empeña para innovar este proceso, y sugiere hacer de Chile una nación cristiana. El proyecto de sociedad que proponemos se denomina "República Cristiana de Chile", y está inspirado en la ideología cristiana. La ideología cristiana surge atendiendo a los conceptos fundamentales del evangelio de Cristo, fue racionalmente desarrollada a partir del año 1517 con la aparición del calvinismo en los países del norte de Europa que abrazaron la reforma protestante, pero configurada como teoría política en el siglo XVII con la aparición del puritanismo, y a partir del año 1830, finalmente completada con la doctrina dispensacionalista. A diferencia de la ideología progresista, la ideología cristiana ha producido la nación más desarrollada, rica y poderosa del mundo, como son los Estados Unidos de América, nuestro paradigma.

 

La cristología evangélica apunta a interpretar el lenguaje cristiano, conforme a las reglas de la sana hermeneútica, que manda definir las palabras bíblicas en su sentido usual y ordinario, y considerando el contexto histórico en que se expresaron, entendiendo que este es el verdadero mensaje que Jesús ordeno predicar.

 

El calvinismo es una teología cristiana y una teoría política que postula que; Dios es soberano sobre la iglesia y sobre el país, por lo tanto el Estado no puede ser secularista, agnóstico, ateo ni laicista. El gobierno está para servir a Dios, y debe garantizar que las leyes y la conducta social no se opongan a los mandamientos bíblicos. El gobierno debe tener un origen democrático, por lo que votar es un deber sagrado del ciudadano. El ciudadano debe obedecer y honrar al gobierno, cumplir el servicio militar, pagar los impuestos y orar por sabiduría para los gobernantes. El calvinismo postula que el trabajo humano es la evidencia de la salvación del alma, por lo que en un país cristiano, ningún hombre mayor de edad puede estar desempleado, y el gobierno es corresponsable en la creación de empleos para todos.

 

El puritanismo es una doctrina religiosa que devino en teoría política, y constituye la filosofía de la ideología cristiana, y su aplicación en Norteamérica dio nacimiento al mayor imperio conocido en la historia de la humanidad. Es el abandono de las prácticas y principios del puritanismo, acometidos por el gobierno de Barack Obama, lo que hizo perder vitalidad, capacidad y competitividad a los Estados Unidos de América. Con la llegada del Presidente Donald Trump, la ideología progresista ha sido repelida, y la ideología cristiana ha vuelto a inspirar  y a fundamentar las políticas públicas del  gobierno, produciendo riqueza y recuperando la libertad religiosa amagada.

 

El dispensacionalismo sostiene que Israel como nación y la iglesia como cuerpo de Cristo, no forman un único pueblo, sino dos, con profecías, promesas y destinos diferentes. El dispensacionalismo recuerda al cristiano que Jesús, junto con ser su Dios y Salvador, es el Mesías de Israel, y como tal protegerá a Israel y juzgará, y destruirá a todas las naciones antisemitas y antisionistas. En este contexto, la Iglesia, fiel a Jesucristo, debe amar, apoyar y defender a Israel, y presionar para que el gobierno, el Estado y la sociedad, concedan el mejor trato a Israel, como lo hacen Estados Unidos de América.

 

La presentación completa y sistemática del proyecto político y social que proponemos, está contenida en el libro “Chile Cristiano, historia, políticas públicas y coyuntura”, y transcritas en esta sección. Las áreas a las que atañe específicamente, son las relaciones internacionales, la economía, la salud pública, la justicia y la educación. 

 

Las Relaciones Internacionales que ha construido Chile son de carácter comercial,  y los gobiernos no han sido capaces de entender, que también hay que forjar lazos políticos con los países del mundo, y que incluyan la Defensa. La Economía ha crecido, pero está  lejos de llegar al desarrollo, ha producido una vasta clase media, pero que sufre de una tremenda fragilidad, y todavía arrastra con un porcentaje de pobres. La Salud Pública está colapsada, a pesar del constante aumento del presupuesto, porque no se focaliza en la proyección natural del hombre, que es la familia fundada en el matrimonio. La justicia está cuestionada por todos, y el concepto con que se la describe es la “puerta giratoria”, que se lo ha ganado, por la facilidad con que los delincuentes entran y salen por ella, a consecuencia de la “mano blanda” de los jueces y la baja penalidad para la comisión de delitos graves. La educación sigue centrándose es si misma, y no en el objetivo para la cual existe, que es preparar al hombre y la mujer para el mundo del trabajo.

 

 

 Cristología 

 

Calvinismo

 

Puritanismo

 

Dispensacionalismo

  

 

PROPUESTAS

 

Relaciones Internacionales   -   Economía   -   Salud Pública   -   Justicia

 

 

 

Marco Conceptual

 

 

 

 

 

 



 

 

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver