Estados Unidos está tosiendo, para que Chile no se resfríe
Imperativo fortalecer la relación con USA en la bilateral Piñera - Pence en la Cumbre de Lima

 

 

noticia709

Los más importantes líderes políticos chilenos han cometidos errores de adolescentes, al tratar al Presidente Donald Trump de los Estados Unidos de América. En plena campaña presidencial norteamericana Michelle Bachelet viajó a USA para entregar un apoyo entusiasta y elocuente a Hillary Clinton contendiente del republicano: “Yo pienso que ella es una gran mujer, muy capaz, inteligente. Yo pienso que necesitamos más mujeres presidentas en el mundo. Perdón por ser parcial.”  Recién elegido Donald Trump como Presidente, al otro día el canciller chileno Heraldo Muñoz, dijo a la prensa estar: “Sorprendido. Hay incertidumbre y preocupación. El cuadro nuevo que vendrá es poco claro. Existe la posibilidad de que el presidente Donald Trump, decida unilateralmente derogar acuerdos de libre comercio, incluso el de Chile. Lo que más claro está, es que no podemos predecir lo que hará Trump.”  Y el Presidente Sebastián Piñera dijo en el año 2016: “Por el bien de Estados Unidos y por el bien del mundo, ojalá Donald Trump nunca sea Presidente.”  Recuerde que la palabra ojalá significa “Dios lo quiera”


Y contra todos los deseos de los políticos chilenos, de lo que indicaban las más serías de las encuestas, y de las opiniones de los académicos chilenos expertos en política internacional, que no los voy a nombrar, Dios, y el pueblo norteamericano,  quisieron que Donald Trump asumiera como el cuadragésimo quinto Presidente de los Estados Unidos de América el día 20 de enero del año 2017.  En solo un año de gobierno del Presidente Trump, el Producto Interno Bruto norteamericano creció al doble, y el desempleo bajo a mínimos históricos. La FED, el banco central de USA, tuvo que intervenir para enfriar la economía, porque estaba creciendo demasiado. Y para el mayor agrado de nosotros los evangélicos, recordemos lo siguiente: En su último discurso sobre el Estado de la Unión del año 2016 Barack Obama dijo lleno de orgullo, “Y ahora todos los norteamericanos se pueden casar” felicitándose por la legalización del matrimonio homosexual, y en el primer discurso de Donald Trump sobre el Estado de la Unión a principios de este año 2018, dijo: “Hemos tomado medidas históricas para proteger la libertad religiosa.”


Está claro que Trump está transformando la política económica de su país, la misma que proclamó decenas de veces: “Vamos a hacer a Estados Unidos grande otra vez”, “América Primero”.  Trump es millonario, y como tal mide el éxito en dólares, para Trump una cuestión es vital, tiene que ganar más que sus competidores. Trump detesta que un país le venda más productos de los que le compra. Trump odia el déficit comercial con China, equivalente a quinientos mil millones de dólares anuales, eso es perder, y el odia perder. Trump estima que todos los Tratados de Libre Comercio son desventajosos para su país, y si no los puede revertir ahora mismo, retirará a su país. Estoy seguro, que si la Nueva Mayoría hubiese ganado las elecciones de diciembre pasado, Trump habría desahuciado el TLC con nuestro país, pero tiene interés en conocer al Presidente Sebastián Piñera, un colega suyo en todo el sentido de la palabra, excepto en lo sentimental. A nuestro juicio, la cancillería chilena debe conseguir si o si, una bilateral entre Piñera y Trump o Pence, cuando el líder norteamericano visite el Perú el próximo viernes 13 y sábado 14 de abril para asistir a la VIII Cumbre de Las Américas.


El Presidente de Chile puede, a nuestro juicio, lograr que el TLC sea potencialmente fortalecido, si sinceramente felicita a Trump por sus triunfos, por las buenas cifras económicas en apenas doce meses de gobierno, y le expresa su interés por extender el TLC al área de la Defensa. Sin embargo, todavía puede digitar una tecla,  capaz  de originar una amistad profunda entre ellos, y nuestros países, agradable y ventajosa para nuestro país, y me refiero a la Política Exterior. Como sabe, el Presidente Trump, está impulsando una Política internacional, que se funda en estrechar lazos con los países aliados, es decir, con aquellos países que comparten sus valores y actúan en conjunto con ellos, en el área internacional, cuestión que jamás hizo el gobierno de la Nueva Mayoría. El Presidente Trump tiene un especial interés en estrechar, fortalecer y potenciar su relación con el Estado de Israel, eso explica el reconocimiento de Jerusalén como capital, su decisión de trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, y su resolución de inaugurarla el próximo lunes 14 de mayo, cuando Israel cumple 70 años de su refundación nacional, a la que probablemente asista.

 

 


Online (15 minutes ago):5

2016. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Go to top