Un gobierno para corregir errores y enmendar el rumbo
Las verdaderas erratas que destruyeron la retroexcavadora de la NM

 

noticia703

 

Cuando iniciaba su candidatura, nuestro Presidente electo Sebastián Piñera, exclamaba: “Chile perdió el rumbo, el país necesita urgente corregir errores y enmendar el rumbo.” Y dado que faltan pocos días para el término del actual gobierno de Michelle Bachelet, concluye el próximo 10 de marzo, es necesario y conveniente especificar los errores cometidos para establecer el rumbo a recuperar. Partamos por declarar la opinión nuestra, este gobierno de la Nueva Mayoría conducido por Michelle Bachelet, ha sido el peor gobierno de los últimos cincuenta años, después del gobierno de la Unidad Popular conducido por Salvador Allende. Allende nos impuso llevar el país al socialismo, y Bachelet nos acosó para llevar el país al progresismo. Allende destruyó la economía y Bachelet pretendió destruir la ecología. Ambos cometieron el mismo grueso error, siendo gobiernos minoritarios y acotados en el tiempo, persiguieron transformar al país, en contra de la mayoría de los chilenos.


Los analistas presentan listas de errores de Bachelet, con las cuales estamos de acuerdo, sin embargo, nosotros nos remitiremos a señalar los errores que más resistimos, y que repudiamos, y que son verdaderamente los que destruyeron la retroexcavadora. El primero tiene que ver con la hipocresía de predicar contra la desigualdad, y por detrás, tolerar a personas que profitan de las relaciones familiares, que se aprovechan de información oficial desconocida para la gente, con las cuales se embucharon cantidades siderales de dinero, que un ciudadano chileno no juntaría jamás en toda una vida de trabajo. Se trata de personas, que gracias a sus contactos políticos con las máximas autoridades, no son perseguidas por los encargados de fiscalizar. Mientras ella exclamaba y pontificaba por la igualdad,  la desigualdad de oportunidades, era el modus vivendi de gente muy cercana al entorno del poder.

 

El otro error de Bachelet fue, según el sociólogo Eugenio Tironi, adoptar la forma como la Organización de las Naciones Unidas mira el mundo y el futuro de la humanidad, tratar de imponer en el país esa visión que se puede denominar como la Escuela de las Naciones Unidas.  "Cuando se miran las cosas desde esta perspectiva se explica la extraña persistencia que ha mostrado la Presidenta Bachelet, que ha perseguido cumplir con su agenda, sin atender los vaivenes de la opinión pública y la encuesta del lunes siguiente, ni lo que titulen los diarios y escribamos los columnistas, ni velando por su coalición política y el impacto electoral, ni dejándose llevar por la lealtad hacia sus colaboradores históricos. No; ella ha gobernado con su vista colocada mucho más lejos: en los objetivos que se pone el sistema de Naciones Unidas". Y la visión de la ONU se puede resumir en estas palabras: Los habitantes del mundo son muchos, el planeta colapsará, así que, hay que dejar solo mil, de los siete mil doscientos cincuenta millones de personas que existen.


La segunda doctrina de la visión de las Naciones Unidas, tiene que ver con el desarrollo inclusivo, la promoción de la igualdad, especialmente en materia de género y particularmente los derechos de las minorías sexuales. Las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas en Manhattan son la madriguera de la sodomía,  y la misión de implantarla a la humanidad, es la misión existencial de estas taipanes. El error de Bachelet fue desconocer adrede,  que el tema de la sexualidad en Chile está cuantificado por las estadísticas, y que según la encuesta Casen del año 2015, el 98,5 de los chilenos mayores de 18 años es heterosexual y tan solo el 1% es homosexual, es decir, Bachelet se empeñó contra viento y marea en imponer la cultura del 1%  al 98,5 de la población, sin considerar además, que hay en el país un 25% de chilenos que son evangélicos, y que por ordenes bíblicas predican contra la sodomía, mismos evangélicos que votaron en masa, para derrotarla en el candidato de su preferencia.

Y este porcentaje del 25 %,  evidencia el peor error de su Presidencia, que fue pelearse con los evangélicos, con los pastores y sobre todo con los obispos. El rostro agrio que exhibió en el tedeum, acusar de abuso una liturgia impecable, y salir corriendo de la Catedral, y después discriminar groseramente al excluir a los obispos del Concilio Nacional de Iglesias Evangélicas y del Consejo Nacional de Obispos Evangélicos, de la Ceremonia del Día Nacional de la Iglesia Evangélica en el Palacio de La Moneda, y por último, postergar la entrega de los recursos para la mantención del templo. Esta serie de errores, torpes errores de gobierno, no solo revelan impericia, desatino y necedad,  demuestran desprecio por las mayorías, desprecio por la democracia, desprecio por la historia y desprecio hacia los valores cristianos que forjaron nuestra nacionalidad, y que, todavía conservan la inmensa mayoría de los chilenos. Bueno, a ella le decimos chao, y también, a todas y todos los diversos.

 


Online (15 minutes ago):79

2016. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Go to top