Myer Pearlman
1898 - 1943


Judío. Alemán. Norteamericano. Teólogo.

 

 

Nació el 19 de diciembre (1898 -1943) en Edimburgo (Escocia), hijo de padres judíos. Sus primeros años los pasó en una escuela hebrea en la sinagoga de su ciudad junto a los rabinos que le enseñaron el Antiguo Testamento y las tradiciones judías. A los 14 años aprendió el idioma francés sin ayuda de profesor, consultando libros de la biblioteca. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como intérprete a los americanos en Francia. A la edad de 17 años emigró a Nueva York (EE.UU.) junto a su familia y de allí pasaron a San Francisco. En esta ciudad se convirtió al Evangelio y después de asistir varios meses a los cultos pentecostales de la “Misión Buenas Nuevas”, a la que fue atraído por una canción, experimentó también el bautismo pentecostal del Espíritu Santo.

 

Estudió en el Central Bible Institute (Springfield, Missouri) de las Asambleas de Dios. Recibió su graduación en 1925 y fue invitado a unirse a la facultad de profesores del mismo. Lo que hizo durante 14 años. Se casó con Irene Graves, hija de uno de los pioneros del movimiento pentecostal: F.A. Graves (1856-1927). Tuvieron tres hijos.

 

Durante años editó diversas publicaciones, tradujo varios libros y fue autor de revistas para la Escuela Dominical, tanto para profesores como para alumnos de clase adulta. Durante la Segunda Guerra Mundial fundó un periódico de nombre Reveille, destinado a la evangelización de los soldados, el cual fue instrumento para llevar a muchos a Cristo.

 

En 1937 escribió “Knowing the Doctrines of the Bible”, una de las primeras obras de teología sistemática escrita desde la perspectiva pentecostal. Ningún volumen de teología sistemática ha desafiado la influencia de Pearlman en el campo misionero pentecostal. Es el manual teológico clásico, sin rival, en la obra misionera para la enseñanza y preparación de obreros pentecostales nacionales. En lenguaje sencillo y con planteamientos competentes ofrece una teología seria y respetuosa de todos los puntos doctrinales que bosqueja, buscando siempre una síntesis en puntos tan complejos como el calvinismo y el arminianismo. Tiene un buen acopio de material pero, desgraciadamente, nunca se cita la procedencia de las obras empleadas.

 

 

Source:

http://www.clie.es/?page=shop/author&author_id=351

 

 

El conocimiento y los libros de Pearlman fueron traídos a Chile por los misioneros norteamericanos que vinieron a establecer la iglesia de Las Asambleas de Dios en el país. Cuando fundaron el Instituto Bíblico, con los libros y sobre todo con la Teología Bíblica y Sistemática empezaron a formar a cientos de jóvenes chilenos interesados en servir como pastores y maestros de las congregaciones de esta organización evangélica.

 

Conocí, como autor, a Myer Pearlman cuando ingresé a estudiar teología en el Instituto Bíblico de Las Asambleas de Dios en Santiago, ya que las clases de Teología Bíblica se inspiraban y fundamentaban en sus libros “Teología Bíblica y Sistemática” y “A través de la Biblia”. Se trata de dos textos de estudios, sencillos en términos técnicos, bien estructurados, muy explicativos y sobretodo, intrínsicamente bíblicos. El primero de ellos contiene una declaración que se impregnó en mi mente, frecuentemente reflexiono en ella, y hoy inspira mis pensamientos y acciones, en ella, Pearlman explica la misión de la iglesia en el mundo:

 

“La iglesia es la luz de mundo, destinada a disipar las tinieblas de la ignorancia moral; es la sal de la tierra, para preservarla de la corrupción moral. La iglesia debe enseñar a los hombres de que manera vivir como así también morir. Debe exponer el plan de Dios para la regulación de todas las esferas de la vida y actividad. En contra de las tendencias descendente de la sociedad, debe levantar su voz de advertencia; en todos los puntos de peligro debe levantar un faro de luz.”

 

El Ministerio Chile Cristiano, es una consecuencia de esta definición teológica. Estimo que los centenares de seminaristas chilenos que estudiaron la teología bíblica de Pearlman, deberían reflexionar sobre la misión de la iglesia y alzar la voz en contra de las tendencias descendentes que pretenden permear a nuestra sociedad chilena y que se expresan en diversos proyectos de ley tendientes a institucionalizar el aborto, las uniones civiles homosexuales y la eutanasia.

 

 

 


Online (15 minutes ago):36

 

daniel

“A Daniel no lo mataron por ser gay.”

“Una verdad dolorosa e incómoda,

pero es una verdad.”

Rodrigo Fluxá “Solos en la noche”

Periodista del Mercurio

 

 

            Moisés y los
      10 mandamientos

tvn
  Domingo a Jueves 22:30 Horas

2016. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Go to top