Manténganse neutrales en esta cuestión
Partido Comunista Chino advierte a los pastores de Hong Kong 

 

Imagen961

 

El gobierno chino tiene un miedo irracional a los cristianos, no a los que controla por medio de la Administración Estatal para los Asuntos Religiosos, sino a los que conforman la “iglesia subterránea”. El Partido Comunista chino entiende que Marx es como un pigmeo al lado de Jesucristo, saben que Jesús derrotó al imperio romano, que lo conoce el mundo entero, que es adorado por Vladimir Putin y que controla al gobierno de la primera potencia mundial. Por lo mismo los vigila, los persigue, los tortura y asesina a sangre fría, y por lo mismo han decidido establecer una Ley de Seguridad para Hong Kong. De lo siete y medio millones de hongkoneses, un millón se declaran cristianos, 500 mil son evangélicos y 400 mil católicos. Tristemente los católicos están neutralizados, el cardenal Zen ha dicho: “La Iglesia en China se derrumbó. El Vaticano le da todo al gobierno chino, y no obtiene nada. El Vaticano entregó la Iglesia al gobierno.”

 

Los evangélicos saben lo que viene con la nueva Ley de Seguridad Nacional, el borrón de uno de los dos sistemas, el lema de Hong Kong es UN PAIS DOS SISTEMAS, ciertamente se borra el sistema capitalista y democrático y la isla quedará como Un país y un sistema, el sistema socialista. La nueva Ley de Seguridad que redactará una Comisión del Partido Comunista tiene por objetivo: “Prevenir, detener y sancionar actos en Hong Kong que amenacen la seguridad de China, y abarca actividades secesionistas, subversivas, injerencias extrajeras y terrorismo.” Es decir, lo que hagan los cristianos será considerado delito y las sanciones comunistas chinas, son la tortura y el trabajo forzado hasta la muerte. No se los católicos, pero los evangélicos han comenzado una forma de protesta que llama la atención, asisten a las reuniones vestidos de negros, así como se visten los judíos ultraortodoxos que lloran la destrucción del templo de Jerusalén, y así como lo hacen muchos chilenos, al izar banderas negras.

 

El Congreso Nacional del Pueblo de China, donde sus más de 2800 miembros tienen la obligación de ser comunistas y ateos, el pasado miércoles 27 de mayo por unanimidad tomó el acuerdo de redactar una nueva Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, pero la idea de terminar con la libertad religiosa venía de antes, un pastor expresa:   “Hay preocupación después que han recibido correos donde les piden que se mantengan neutrales en esta cuestión”. Estas amenazas han impedido la coordinación entre pastores para gestionar como iglesia la libertad religiosa”, sin embargo, dice que: “El conjunto de los cristianos en la región, de varias denominaciones, sin contar con una instrucción pastoral, han salido a las calles y se han convertido en un destacado músculo de la acción protestataria y que entre ellos, muchos estudiantes cristianos apoyan las manifestaciones, porque creen injustas y ridículas las razones por las que el gobierno quiere aprobar la Ley en un periodo de tiempo tan rápido.”

 

El Partido Comunista está indignado con los evangélicos hongkoneses, y la primera prohibición con la sanción más drástica que traerá la Ley de Seguridad, estará dirigida a prohibir las misiones, sucede que muchos evangélicos de Hong Kong viajan a las ciudades del país como misioneros, y predican abiertamente logrando muchas conversiones, y hasta ahora, el único castigo que sufren, es que son devueltos a Hong Kong, entonces los comunistas chinos acusan a estos misioneros de ser los fundadores de la “Iglesia subterránea”. El Partido Comunista chino debería permitir y alentar la cristianización del país, entender que oponerse al avance del evangelio de Cristo solo les traerá pobreza, hambre y debilidad, que fue lo que sucedió a la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas después de 70 años de comunismo, y que ahora es una nación aferrada a la Iglesia Cristiana Ortodoxa.

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver