La pandemia no prevalecerá contra ella
Proyección exige una reingeniería celular

 

Imagen957

 

El ministerio de salud Minsal, ha proyectado que el momento más crítico de la Pandemia que sufre nuestro país ocurrirá a finales de abril y principios de mayo, pero la Organización Panamericana de la Salud OPS, estima que nos golpeará un mes más tarde, sin embargo, hay que tener en cuenta que estas fechas son estimativas. En Estados Unidos creen que recién en agosto podría empezar un declive de la infección, y los europeos no ven la luz al final de túnel, la peste negra o bubónica que azotó al viejo continente tuvo un peak que duró diez años. De la peste negra o bubónica, que mató a 150 millones de europeos en el siglo XIV, la tragedia en el pueblo de Eyam en Inglaterra es muy ilustrativa, y Wikipedia la describe así:

“Después de las muertes iniciales, la gente del pueblo se dirigió al pastor William Mompesson y al ministro puritano Thomas Stanley en busca de ayuda y consejo. Introdujeron varios métodos de precaución para frenar en la medida de lo posible la propagación de la enfermedad; La sepultura de las víctimas las llevasen a cabo los propios familiares, y el cambio de los servicios en la iglesia, para hacerlos al aire libre y en la calle, para permitir a los aldeanos estar separados unos de otros, reduciendo el riesgo de contagio. La decisión más acertada fue la de establecer una cuarentena de todo el pueblo. La peste continuó su matanza en Eyam durante 16 meses y acabó con la vida de al menos 260 aldeanos, sólo quedaron 83 supervivientes, de una población inicial de unos 350 habitantes.”

 

Hay un gran parecido entre Chile y Eyam, al igual que allá, aquí también los evangélicos han sido víctimas de la infección y tenemos obispos, pastores y hermanos contagiados. Los evangélicos que se expresan por las redes sociales RRSS, destacan mucho las promesas del salmo 91: “No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día,ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará”, pero, la Palabra más apropiada está en Daniel 2: “Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” También se ve como conveniente, para que las iglesias no sigan rebelándose en contra del mandamiento establecido en Hebreos 10: 25 que ordena congregarse, que añadan otras clausulas, al modelo de los pastores Mompesson y Stanley con los hermanos de Eyam, al pedir ellos, que las familias hicieran el servicio fúnebre en la calle y enterraran a sus muertos por la peste, delegaron la predicación y la ceremonia fúnebre en alguien de la familia, “pastorado” que se iba traspasando al que fuera quedando vivo.

 

 

A partir del lunes 16 de marzo los pastores chilenos pidieron a los hermanos dejar de congregarse y quedarse en las casas, ya que los templos serán cerrados, en obediencia a la autoridad sanitaria y por prudencia. Y, a dos semanas del cierre, los evangélicos de corazón saben, sienten y pueden decir con seguridad, que no es lo mismo conectarse por facebook, que ir al templo y participar físicamente de la reunión, además que la mayoría de las iglesias no tiene mayor experiencia con la virtualidad, e incluso, muchos nos ven con buenos ojos el mundo digital, y desconocen la existencia de las cyberiglesias. Llegó la hora, que familia en su casa se constituya en una iglesia, y que el familiar más consagrado sea ungido pastor, y que asuma la responsabilidad de pastorear a su familia, establecer una noche de la semana para estudiar la biblia, y la noche del domingo para una reunión general. Si una miembra de la familia-iglesia da a luz en estos días, el pastor familiar bautizará a la criatura o la presentará al Señor, si un miembro de la familia-iglesia muere víctima del covid-19 el pastor familiar oficiará el servicio fúnebre en el patio o en la calle y también en el cementerio. No sería extraño, ya que lo están haciendo en Europa, en América Latina y también en nuestro país, que un cantante abra las ventanas y entone sus canciones, me refiero que un pastor familiar abra las ventanas, y predique a viva voz el evangelio.

 

Será un impacto para la sociología y la opinión pública, que los evangélicos que tienen actualmente 25 mil lugares de culto en Chile, pasen de un día para otro, a tener 475.688 lugares de reunión. Las estadísticas oficiales al año 2017, indican que el 20% de la población chilena se declara evangélica, que hay en el país 2.378.442 casas, y que los hogares son 6.499.355. En cuanto al financiamiento, asunto relevante en la iglesia evangélica chilena, se sugiere que las ofrendas y diezmos que se recojan en las reuniones de las familias-iglesias sean transferidas al pastor del templo al cual asistían. Para cuando termine la pandemia, una familia-iglesia en común acuerdo con el pastor del templo al que asistían, pueden seguir desarrollando la obra, y podrían constituirse en una clase o en un local, ponerle término a la casa-iglesia, o incluso tramitar una Personalidad Jurídica y pasar a ser una Corporación. De por qué, el ángel de la muerte, al que llaman covid-19 no ha distinguido entre evangélicos y mundanos, y los azota a todos por igual, la respuesta está en la suprema voluntad del Padre, se cuenta que un pastor que chocó su automóvil, dijo a Dios, ¿por qué a mí? Y Dios le respondió, y ¿por qué no a ti? ¡Que la muerte lleve a la presencia del Señor, uno o varios pastores, uno o muchos hermanos, ¿nos separará del amor de Cristo?!

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver