Esta generación lo logró
Clases de religión, tedeum evangélico, ley de cultos, día de las iglesias, feriado nacional, capellanías, exenciones tributarias.  

 

Imegen955

 

La escritura de la nueva Constitución partirá de cero, en una hoja en blanco, y al “Museo del Bicentenario” entrará la Constitución del ’80, el Artículo 102 de Código Civil, el Decreto 924, la Ley Nº 19.638, el Decreto 142, la ley Nº 20.299, el Decreto 703 y la Circular Nº 45 del Servicio de Impuestos Internos, y en general toda la producción jurídica de los 210 años de vida republicana chilena. El nihilismo fue el acuerdo alcanzado en la madrugada del 15 de noviembre pasado, era el precio para rescatar el orden público y la paz social, secuestrados por los “héroes de la primera línea”. El error fue monstruoso, la estafa fue colosal, el orden público empeoró y la paz social descansa en el parque del recuerdo. La Constitución se puso en la maleta, y con ella una institucionalidad religiosa, que será expectorada por la Constituyente. Los evangélicos que aprueben ayudarán a encender la trituradora. Como la nueva Constitución será laicista, la religión queda fuera del espacio público.

 

Mientras soy parte del cortejo, voy reflexionando. Hasta el año 1974, la iglesia evangélica era despreciada, repudiada por ricos y pobres, por la izquierda y la derecha, todos arrugaban la nariz, cuando nos veían predicar en la calle. En el año 1972, por primera vez en la historia, el Presidente Allende invitó a un par de pastores a La Moneda, los atendió con la irreverencia propia de un ateo y los despidió con gritos indignos de un Presidente de la República. Pero, echada a la espalda la humillación, siguieron en las calles, hasta que en el año 1974, volvieron a ser invitados, y como vieron una recepción distinta, empezaron a trabajar para el engrandecimiento de la obra, miraron de frente al General y le dijeron, lo invitamos a la inauguración de la Catedral, y él les respondió, voy, y… fue. La congregación se paralizó cuando lo vieron entrar a la Iglesia. Pero, no lo dejarían irse así como así, venga en Septiembre le dijeron, haremos un gran Servicio de Acción de Gracias por la Patria y sus Autoridades.

 

En esta hora aciaga, se me inflama el corazón, al recordar lo que consiguieron estos obispos y pastores; Un tedeum evangélico con la presencia de las más altas autoridades del país transmitido en directo por la televisión nacional para todo el país, clases de religión evangélica en las escuelas y liceos del país, una Ley de Cultos que otorga a las iglesias evangélicas la calidad de Entidad de Derecho Público. En el año 2005, consiguieron que el Presidente Lagos firmara un Decreto (142) en el que establecía el día 31 de octubre como Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes. Tres años más tarde, lograron que el Congreso dictara la ley Nº 20.299 declarando feriado nacional el 31 de octubre. No pasó mucho tiempo, hasta que lograron romper el cerco de acero de las FFAA y de Orden, introduciendo capellanes para la Armada, Ejército, Aviación, Carabineros, Policía y Gendarmería. Pronto, ya tenían un capellán evangélico en La Moneda, y en ambas Cámaras del Congreso Nacional.

 

Faltan pocas semanas, para enterrar la fértil Constitución Política del ’80, y con ella la virtuosa obra de estos insignes obispos y pastores, cuyas primeras homilías las predicaron en el cantón de la calle, y que gracias a sus oraciones, esfuerzos y audacia, lograron entregarlas por la televisión, en directo y para todo el país. Sin dudas, estos obispos y pastores son héroes de la fe, se hicieron cargo de las iglesias evangélicas, cuando nadie daba nada por ellas, las sacaron del anonimato y las llevaron al Palacio de La Moneda, al Congreso Nacional y al hogar de cada familia chilena, y de paso, la dotaron de una institucionalidad, que es única en el mundo. Por eso, al ver que el fin de acerca, llora mi alma y me pregunto: ¿Cómo es posible que algunos obispos y pastores, que la sudaron para lograr la grandeza institucional de que goza la iglesia, hoy apoyen su destrucción, aprobando la redacción de una nueva Constitución, que será laicista?

 

2020. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Volver