No es que, nos tengan mala, nos aborrecen. No nos tragan
Conclusión: Postergar la discusión. Elegir un nuevo Congreso

 

Imagen942

 

El obispo Jorge Méndez tiene razón, y no me refiero a las expresiones vertidas en el Centro Cristiano Internacional sede del pasado Tedeum Evangélico, sino a las que dijo ante los pastores en la reunión de la Unidad Pastoral Región Valparaíso a fines de agosto. El Representante Protocolar Evangélico les habló del Proyecto de Ley que pretende reformar la Ley de Culto, y que la ONAR, Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, ha venido socializando con los Ministros de Culto en todas las ciudades del país. El obispo Méndez explicó que los Ministros de Culto, y específicamente los pastores evangélicos, le pidieron al Director de la ONAR, que entregue el siguiente mensaje al gobierno: Es cierto, la Ley de Culto, que ya tiene 20 años de vigencia, es una buena Ley, que como toda obra humana, necesita un par de ajustes, pero que no la apure, no le ponga urgencia, porque las mayorías que dominan en la Cámara de Diputados y el Senado son contrarias a las Iglesia Evangélica, dijo a la letra: “No es que no tengan mala, nos aborrecen. No nos tragan” Y esto, quedó empíricamente demostrado en el Tedeum, no asistió nadie del Frente Amplio, ni tampoco de la Exnueva Mayoría, excepto dos parlamentarios, uno que critica ácidamente al liderazgo y otro que se burla. La Ley de Culto tiene virtudes, y el obispo dijo: “No vayan a hacerle un forado.”

 

Lo expresado por el obispo Representante Protocolar de la Iglesia Evangélica ante el gobierno, refleja genuinamente la opinión generalizada de los pastores evangélicos del país. El Frente Amplio y la ExNueva Mayoría tienen una Agenda Política, que apunta a impregnar toda la institucionalidad, con la ideología de género: La ideología de género es una expresión evolucionada de lo que es el marxismo, hoy día es un marxismo cultural, y lo que está tratando de generar es una destrucción total de la familia, aquella comunidad, aquella sociedad que está en la base de nuestro ser. Ellos lo que buscan es romper con la identidad sexual de la persona, ellos desconocen que uno nace hombre o mujer, y van hipersexualizando a los menores desde su más tierna infancia, y utilizan el poder que han ido adquiriendo en los organismos internacionales y en los distintos Estados, para imponer esta agenda ideológica. El efecto está por verse. Hoy día es un efecto ahí latente, en las manifestaciones y en los Parlamentos, pero todas esta políticas tienen un efecto en los 10, 15 o 20 años que vienen después, Hoy día, todavía quizás la gente no percibe el daño que genera la ideología de género, pero esto, en el mediano y largo plazo, va a traer efectos muchos más dañinos, que el cambio climático, porque destruye la esencia de la persona.

 

Una virtud de la Ley N° 19.638, es el Artículo Séptimo inciso C, que faculta a los Ministros del Culto a predicar y enseñar libremente y por cualquier medio, la doctrina bíblica, no solo sobre la Trinidad, sino de la sexualidad humana. La Ley de Cultos constituye un obstáculo y un estorbo enorme para los promotores de la ideología de género, y la reforma o revisión de la Ley de Cultos sería regalarle al marxismo cultural una bandeja de oro para satisfacer sus apetitos. Esta virtud de la Ley; la libertad de predicación evangélica, que no la tiene ningún país del mundo que legalizó la ideología de género como Canadá y el Reino Unido, hay que cuidarla, protegerla y potenciarla, porque no hay dudas, el “forado” que teme el obispo Representante, se empezará a cavar por aquí. Lo que si debemos entender claramente; Protegeremos la Ley de Cultos, no solo, pidiéndole al gobierno que deje tranquilo el Proyecto de Reforma, hay que intervenir el Congreso Nacional, y reemplazar esas mayorías antivida y antifamilia, hay que elegir diputados y senadores comprometidos con los valores cristianos. Para cubrir esta necesidad, se necesita que el pastor Julio Meléndez Presidente de la Mesa de Unidad del Biobío, que afirmó que el porcentaje del evangélicos en su región es el doble que en el resto del país, los anime a votar valoricamente el domingo 21 de noviembre del 2021.

 

El Frente Amplio y la Exnueva Mayoría hicieron un pacto de sangre con la ideología de género y “avanzarán sin transar” y sin dar “ni un paso atrás”, a pesar que ven y sufren como la Derecha los desplaza un país tras otro. Reconocidos intelectuales y destacados líderes de esas coaliciones, les han llamado a reflexionar para construir una nueva propuesta, pero desoyen toda advertencia. El Cientista Político Alfredo Joignant militante del PS ha dicho: “Si no levanta una agenda de salud, educación y pensiones, la izquierda está muerta. Los derechos LGTBI son importantes, pero a la gente no le interesa eso.” El exministro y ahora senador José Miguel Insulza ha dicho que la izquierda “ya no tiene proyecto”, lo mismo ha repetido el senador Carlos Montes, el expresidente Ricardo lagos, pero no hay cambios en la Agenda, ninguno, y así vemos al Presidente del Senado insistir por las suyas, que va a poner en Tabla el matrimonio homosexual, sabiendo que el gobierno no lo respalda. Así que, el empecinamiento de la izquierda por la ideología de género, nos obliga a “defender ardientemente” los valores cristianos, y no hay otra forma de hacerlo, que no sea orientando el voto de los evangélicos hacia los candidatos conservadores, para las elecciones municipales, presidenciales y parlamentarias que parten el próximo año.