Presidente Bolsonaro, le damos la bienvenida a Chile 

Un líder virtuoso, para fortalecer los valores cristianos y republicanos

 

noticia740

 

Nuestros hermanos, los millones que conforman el pueblo evangélico brasileño llevaron a Jair Bolsonaro a la Presidencia del Brasil, motivados por los principios, valores y declaraciones del deputado y ex coronel. Bolsonaro trabaja para recuperar los fundamentos judeocristianos en su país, amagados por los socialistas y comunistas dirigidos por Ignacio Lula Da Silva y Dilma Rousseff, y alejará a su nación de la influencia de la República Terrorista de Irán y sus tributarios de Hezbolá y Hamas, y la acercará al pueblo de Israel, que es donde debe estar cualquier país, que aspire a ser cristiano. La primera visita de Bolsonaro al exterior estuvo muy bien decidida y definida, ya que el Presidente Donald Trump está empeñado en las mismas actividades.

 

Su visita a Chile despierta reacciones antagónicas en parlamentarios de la izquierda y ultraizquierda, que se expresan en declaraciones inamistosas, antidemocráticas y antirrepublicanas, pero en nosotros, activa el entusiasmo, la ilusión y la esperanza que Chile recorrerá el mismo camino de los dos gigantes americanos. Nos encanta la disposición, buena voluntad y gentileza como lo está recibiendo el gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Pedimos a nuestro Dios bendiga el almuerzo del sábado, insufle una atmósfera promisoria y propicie los mejores acuerdos, entre ambos mandatarios. Las políticas de Trump están devolviendo la grandeza a los Estados Unidos, y sucederá también en Brasil.

 

En lo inmediato, dos asuntos unen a nuestros Presidentes, la constitución del Prosur y la liberación del pueblo venezolano, víctimas de la tiranía chavista bolivariana, heridos por la tragedia humanitaria que el régimen de Nicolás Maduro ha provocado. Brasil es un socio determinante para el éxito del nuevo bloque político comercial y el aliado principal para una intervención militar, y de las expresiones de Bolsonaro en los Estados Unidos, se infiere que ya hay una estrategia diseñada para enfrentar a los grupos armados paramilitares y parapoliciales, que han disparado y dado muerte a manifestantes desarmados y ciudadanos comunes, con la aquiescencia plena de las FANB.

 

Con la incorporación del Brasil, el éxito del Prosur está asegurado, Brasil es un motor económico, se repuso de una recesión y entra a un proceso de transformación que tendrá enormes repercusiones. Brasil tiene actualmente 147 empresas estatales y el Presidente Bolsonaro planea privatizar empresas por un billón de dólares, entre ellas, el Banco Do Brasil y Petrobras, y esto generará un flujo de inversiones que atraerá a inversionistas de todo el mundo, y particularmente del Prosur. Esta apertura comercial, dice el Banco Mundial podría sacar a seis millones de brasileños de la pobreza, elevar las exportaciones en un 7%, aumentar el PIB y crear más de 400.000 empleos. La apertura comercial del Brasil parte por el Prosur.