Chile y otras 127 naciones, fracasan contra Trump e Israel
Presidente de los Estados Unidos ha  reconocido a Jerusalén como la capital de Israel, y comienza el traslado de la embajada desde Tel Aviv

 

noticia702
1967. 
Brigada 55 “Har Habayit be yadeinu” ¡El Monte del Templo está en nuestras manos!

 

Trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén es una promesa que hacen todos los candidatos presidenciales en los Estados Unidos, pero ninguno la cumple. El Presidente Donald Trump también hizo la promesa, pero, a diferencia de todos los Presidentes anteriores, empezó a cumplirla, y el miércoles 6 de diciembre pasado se dirigió a su pueblo estadounidense,  y a los pueblos del mundo,  para informarles que se iniciaba el proceso de traslado. El anuncio encolerizó y perturbó a muchos dirigentes políticos del mundo, quienes reaccionaron convocando al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General de las Naciones Unidas, para rechazar y anular la decisión de los Estados Unidos. Fracasaron en ambas instancias. Estados Unidos haciendo uso de su derecho, vetó la Resolución del Consejo de Seguridad y, haciendo uso de su influencia, les bajó el moño a los impulsores del rechazo, en la reunión del día jueves 21 de diciembre.

 

La votación contraria a los Estados Unidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas fue un fracaso; 21 países no asistieron para no tener que votar contra Trump y contra Israel, 35 países asistieron pero se abstuvieron, y 9 países rechazaron la moción anti norteamericana y antiisraelí, solo 128 países votaron contra la decisión norteamericana de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. Esta cantidad de 128 países, puede parecer victoriosa, pero si usted considera y la compara, que la solicitud de admisión de la Autoridad Nacional Palestina para ser miembro de las Naciones Unidas fue aprobada por 138 países, entenderá que las cifras no dan para celebrar. El fracaso de la embestida contra Estados Unidos también tuvo su correlato en el continente americano, donde se abstuvieron de confrontar a Trump e Israel; Argentina, Canadá, México, Colombia, Panamá y Paraguay, y lo más destacable, Honduras y Guatemala apoyaron a Trump y a Israel.

 

Honduras y Guatemala apoyaron al Presidente Donald Trump y a Israel, el primer caso se explica por las estrechas relaciones comerciales que existen entre los dos países. El caso de Guatemala se explica a nuestro juicio, por la ideología política que suscribe el nuevo Presidente del país, don Jimmy Morales es evangélico, y el apoyo al Estado de Israel es una característica evangélica principal, de hecho, los candidatos presidenciales norteamericanos prometen cambiar la embajada, porque ellos mismos son evangélicos,  y para ganarse el voto evangélico, que representa un tercio de electorado, es decir, unos cien millones de evangélicos. Es impresionante el coraje y la coherencia ideológica de Donald Trump, y del Presidente Jimmy Morales, ambos aplicaron sus convicciones para orientar la política exterior de sus países. Se puede decir que, al momento, hay dos países americanos, activados y funcionando inspirados,  por la ideología cristiana.

 

La ideología cristiana se funda etimológicamente en el evangelio y las epístolas, se nutre de la teología política calvinista, se expande a todas las áreas sociales con la teoría política puritana, y se complementa con la teología dispensacionalista. El dispensacionalismo enseña, que el proyecto político divino, denominado,  Nación de Israel, está vigente y en desarrollo para alcanzar su culminación en el tiempo establecido  (Hechos 1: 6 y 7; Romanos 11: 26). El dispensacionalismo enseña que todas las naciones del mundo serán juzgadas de acuerdo al trato que le hayan dado a la Nación de Israel (Joel 3: 1 – 12; Mateo 25; 31 – 46). El dispensacionalismo enseña que serán bendecidos aquellos que bendigan a Israel y maldecidos aquellos de maldicen a Israel (Génesis 12: 1- 3).  El dispensacionalismo es rechazado por el catolicismo, el adventismo, y los Testigos de Jehová, quienes creen que el Israel histórico fue rechazado, y que ellos son el verdadero Israel.