Somos profundamente admiradores del Estado de Israel y de sus políticas
Ejecutivos de la ONG Chile Cristiano fueron a saludar a la embajadora de Israel en Chile

 

 Imagen949

 

 

Quince días antes del atentado terrorista que destruyó simultáneamente siete estaciones del Metro de Santiago, acto con que se inició un estallido delictual en el país, fue recibida en el palacio de La Moneda la nueva embajadora del Estado de Israel en Chile señora Marina Rosenberg, ceremonia en la que entregó sus cartas credenciales recibiendo el agreement del Presidente de la República don Sebastián Piñera. En la solemne presentación, Marina Rosenberg hablando de su misión dijo: “Como embajadora mi compromiso es seguir trabajando por la amistad de Chile con Israel”

 

Al reflexionar en la misión de la embajadora, nos resulta admirable su personalidad y el carácter que exhibe, ya que a pocos días de llegar el país, fue víctima de un acto de discriminación intolerable, de parte de una autoridad del Senado de la República, que ocurrió en una Ceremonia, tipo tedeum, que realizó la Gran Logia de Chile a la cual fue especialmente invitada. En el tiempo destinado a los saludos, le presentaron al Vicepresidente de la Cámara Alta, quien el enterarse que se trataba de la embajadora de Israel en Chile, no se acercó a saludarla, alejándose inmediatamente, más rato el senador dijo que, que él no se fotografiaba con judíos.

 

Explicando su actitud, el senador dijo: “Saludar a la distancia con la mano, no es una actitud antisemita, soy profundamente crítico del Estado de Israel y de su política de agresión y acoso permanente al pueblo de Palestina, me gustaría discutir lo que está pasando en Gaza o en los territorios ocupados, y no estas cosas de orden protocolario.” Estas acciones del senador, las calificamos de inaceptables, y aunque sucedieron hace cuatro meses, no las hemos olvidado, hay que tener presente que él, asistió a la Ceremonia en representación del Senado de la República.

 

Y sí, efectivamente, este senador socialista, evidenció sus sentimientos antisemitas (Odio a los judíos), y sus “profundas críticas al Estado de Israel” demuestran que lo es por partida doble, ya que es antisionista (Odio al Estado de Israel). En Europa el antisionismo es considerado como un nivel superior del odio a los judíos. Las actitudes y expresiones del Vicepresidente del Senado chileno, constituyen un agravió contra Israel, y una discriminación arbitraria a los chilenos que profesan la religión judía, y de paso son una aguda ofensa a los millones de evangélicos chilenos que amamos a Israel.

 

La democracia nunca fue concebida en base a los genitales.
La paridad que proponen distorsiona, y eso es fraude electoral, similar al boliviano y venezolano

 

Imagen948

 

La paridad, la inclusión y los cupos reservados constituyen un fraude a una elección democrática, como las hemos conocido y practicado desde siempre. Los Partidos Políticos de la oposición con el apoyo de algunos RN y el Partido desubicado (Evópoli, ¿Qué hace en un conglomerado de derecha?), están tan empecinados en el método, con lo que demuestran una displicencia absoluta en lo que realmente importa de la nueva Constitución, que son los Contenidos. Que el profesor de Derecho Constitucional don Jorge Correa Sutil haya dicho en un seminario para pastores que, lo más probable es que la nueva Constitución sea Laicista, les resbala, que el senador Girardi haya declarado que, la nueva Constitución no incluirá el Derecho de Propiedad les importa un pepino.

 

Las politólogas, que despliegan sus planos de Arquímedes, para explicar las ondas magnéticas y los rayos cibernéticos, están a punto de decirnos que; “De los cuatro años del periodo presidencial, lo justo, lo moral, lo moderno y lo paritario, es que se eche a la suerte, si los primeros dos años gobierna el Presidente que fue elegido, o la primera dama. Que si hay cincuenta monumentos a José Miguel Carrera, se deberían corregir la mitad, con la cara de doña Javiera, bailando la refalosa”. La democracia nunca fue concebida en base a los genitales, y nunca ha sido determinada por la capacidad de engendrar o concebir. La modalidad paritaria, con cupos reservados, apunta a la distorsión, y esto es fraude. Jesús dijo: “… en aquella noche estarán dos en una cama, el uno será tomado, y el otro será dejado.”

 

Les adelanto que una Constitución Laicista obliga al Estado a eliminar toda influencia religiosa y eclesiástica, expresamente prohíbe al Estado permitir y financiar clases de religión en las escuelas públicas, prohíbe las capellanías en las FFAA y las reparticiones como el Palacio de La Moneda, los hospitales y las cárceles, impide a los Presidentes asistir a los Tedeum y mencionar a Dios en sus discursos, castiga a los funcionarios que cuelguen en el cuello crucifijos y hablen de religión con sus compañeros y público. Intendencias, gobernaciones y municipalidades tendrán expresamente prohibido los pesebres de Navidad, enviar tarjetas con motivos religiosos. La cultura propia de los chilenos, legitimada en el calendario, será agredida, porque se eliminan los feriados religiosos, Semana Santa, Navidad y el Día Nacional de la Iglesia Evangélica.

 

Una nueva Constitución Política sin el derecho de propiedad, traerá la expropiación de nuestros edificios de culto, que hemos construido haciendo sopaipillas y empanadas, y trabajando con nuestras propias manos, y que serán transferidos al Estado, que será el dueño de todo. La eliminación del derecho de propiedad afectará especialmente a las iglesias históricas, esas que han construido templos y escuelas que constituyen iconos arquitectónicos en Valparaíso, Santiago, Concepción, a las iglesias que surgieron con el avivamiento, que en estos más de cien años, han construido cientos de templos, pienso en la Metodista Pentecostal, en la IEP, en la Unida, la Pentecostal de Chile. Al pasar a ser propiedad del Estado, será el gobierno quien ordene lo que se predica, como se sucede en China, Cuba y en Corea del Norte.

 

Los Partidos de la oposición, Evópoli y algunos RN, no cumplieron con la palabra empeñada en el Acuerdo Histórico, y dándose un gusto mediático le añadieron clausulas impertinentes, por lo que corresponde, como un acto de honestidad, compromiso con la verdad y patriotismo, que la Unión Demócrata Independiente congele su estancia en Chile Vamos, lo que nosotros vemos con agrado y apreciamos con esperanzas, en el sentido que aguardamos que la UDI asuma un liderazgo en la Campaña por el NO a una Nueva Constitución. Ya es conocido por todos, incluso de la Presidencia, como lo ha expresado claramente nuestro Representante Protocolar, los evangélicos vamos a marcar RECHAZO el domingo 26 de abril. La que protege la vida del que está por nacer y establece a la familia como núcleo fundamental, esa es nuestra Constitución.

Acuerdo Histórico es Anticristiano
"Hoja en Blanco" borra la institucionalidad evangélica

 

Imagen947

 

El viernes 15 de noviembre, faltando un par de minutos para las 2 de la madrugada, y en el marco del Acuerdo Histórico, se puso término a la institucionalidad que elevó el estatus social y jurídico de la iglesia evangélica, desde el anonimato en 1973, hasta actor relevante del quehacer nacional como hoy en dìa.  Bueno, en verdad, a esa hora, se decretó la muerte de todo el desarrollo constitucional y legal, desde la primera Constitución de 1812 hecha por Joel Robert Poinsett, hasta la última ley N° 21.280, publicada recién el 11 de noviembre, pero la que sufrimos, la que nos duele, es la muerte de la institucionalidad evangélica, que se conquistó con lágrimas.

 

Hasta el año 1973 éramos nada mediáticamente, y el 13 de diciembre de 1974, y gracias a una consideración gubernamental, o una “honra” como decimos nosotros los pentecostales, surgimos a la vida pública con la Declaración sobre la “Posición de la Iglesia Evangélica” y nueve meses después, el domingo 14 de septiembre de 1975 se realiza el primer Tedeum Evangélico con la asistencia de la máxima autoridad del país. El 25 de septiembre del mismo año, el gobierno dicta el Decreto Ley N° 1.183 para regular la existencia de las Corporaciones con Personalidad Jurídica, que incluía a las iglesias evangélicas.

 

El 9 de Marzo de 1978, el Mineduc dicta el Decreto 776 que abre los colegios públicos para clases de religión evangélica. El 14 de octubre del año 1999 el Presidente don Eduardo Frei Ruiz-Tagle publica la Ley N° 19.638 de Cultos. El 26 de diciembre del año 2005 el Presidente Ricardo Lagos emite el Decreto N° 142 estableciendo el 31 de octubre de cada año, como el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes y el 10 de octubre del año 2008 la Presidenta Michelle Bachelet promulga la Ley N° 20.299, que establece feriado el día 31 de octubre de cada año, para que se celebre como el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes.

 

La Circular N° 45 del Servicio de Impuestos Internos publicada el 24 de septiembre del año 2012 es la ley que establece las exenciones de impuestos que benefician a las corporaciones evangélicas, y la que excluye de la LIR a los ministros del cultos. Todas estas leyes, decretos y circulares conforman la institucionalidad evangélica, es decir, son las reglas que las reconocen, las respetan, las protegen y las potencian, como organizaciones legales, existentes en el país. Toda esta institucionalidad, los líderes evangélicos la han construido a lo largo de cinco décadas, después de haber luchado, sufrido y llorado como ninguna otra.

 

En el mismo momento, cuando el Acuerdo Histórico se firma por los presidentes de los Partidos políticos de derecha y de izquierda, y se establece que se redactará una nueva Constitución partiendo "de cero", lo que se ha dado en llamar, “hoja en blanco”, se eliminan todas las leyes, decretos y circulares que nos reconocen, es decir, borrón y cuenta nueva. Gracias a Dios, que podemos defender y mantener vigentes la institucionalidad que se ha creado para la iglesia evangélica, yendo nosotros y nuestras congregaciones, el domingo 26 de abril del próximo año 2020 a las urnas y marcar RECHAZO, en la papeleta del Plebiscito.

 

Acuerdo por la Paz, la Justicia y una Nueva Constitución
Ibamos rumbo al desarrollo, y no estacionaremos en Venezuela: RECHAZO

 

Imagen946

 

Es conveniente que la oposición al gobierno reflexione y asienta al llamado del Presidente a construir una Nueva Constitución por medio de un Congreso Constituyente con un plebiscito ratificatorio al final, y lo es, porque si insisten en un Plebiscito de entrada en el que los ciudadanos respondan si quieren una nueva Constitución, lo van a perder y eso será catastrófico para ellos. La oposición al gobierno está alucinada con la cantidad de gente que ha salido a las calles a protestar y está convencida de lo que señalan las encuestas, pero la oposición no se ha detenido ni un momento a pensar y menos a ponderar, que si bien un millón de personas han salido a marchar, hay 16 millones que se han quedado en la casa, y que ciertamente están temerosos, pero también hartos de la destrucción que se ha provocado cada día, y esta gente, que son la inmensa mayoría del país, les castigará duramente en el plebiscito de entrada. De hecho, hay un colectivo social, muy numeroso y decisivo con activistas inagotables, que se están expresando firmemente contrarios a reemplazar la actual Constitución.

 

Y, ¿por qué perderán el plebiscito de entrada? Porque ya perdieron la elección presidencial, es cierto, que postularon al más chanta de los candidatos, pero hay mucho más que deben considerar; Las personas tienen mayor ilustración y saben que el socialismo y el comunismo solo generan países como Venezuela y Corea del Norte, y más cercanamente, como comparan el crecimiento económico de los gobiernos, deducen fácilmente que la Derecha es más exitosa. Otro factor que las personas tienen en cuenta es el valórico, la izquierda chilena hizo un compromiso de sangre con la ideología de género, cuestión que motivó a cientos de miles de chilenos, más de medio millón de personas en la segunda vuelta a NO votar por Alejandro Guillier. En estos días, estos chilenos han comprobado con sus propios ojos la destrucción, y en los siguientes sufrirán en carne propia la pérdida de sus empleos, porque sus lugares de trabajo, supermercados, farmacias, restaurantes, y hoteles fueron saqueados y quemados. Estas personas, no solo dirán NO a una nueva Constitución, arrastrarán a otros.

 

Y, ¿por qué este colectivo social, numeroso, decidido, y con activistas inagotables, está en contra de reemplazar la actual Constitución? Porque han leído, porque han comparado, porque han escuchado a sus líderes, y que por lo tanto, saben que la actual Constitución fue construida por una Comisión que estableció como fundamento filosófico generador, “la concepción cristiana del hombre y la sociedad”, tal como está registrada en las Sagradas Escrituras, y desarrollada por la cultura judeo cristiana, sistema ideológico que elevó la condición humana a su máximo nivel de satisfacción, en lo que se denominó, la Civilización Cristiana Occidental. Estos, saben que la nueva Constitución tendrá como fundamento filosófico el ateísmo, el laicismo, el secularismo y el liberalismo moral. Estos, saben que la nueva Constitución no “defenderá la vida del que está por nacer”, y saben que “la familia tradicional dejará de ser la base de la sociedad”. Por esto que explico, es que este colectivo, NO fue a votar por Alejandro Guillier, y marcarán NO, a la pregunta si quieren una nueva Constitución.

 

La opositores al gobierno, deberían, aceptar la oferta del Presidente, de ponerse de acuerdo para redactar una nueva Constitución por medio de un Congreso Constituyente, y lo decimos por dos razones muy precisas, esta es la última oportunidad que tienen para cambiar la Constitución, y porque su sucesor no será tan generoso con ellos. En todo caso, si aceptan el llamado presidencial, tampoco se hagan muchas ilusiones progresistas, porque en el próximo Congreso no tendrán mayoría, porque en las próximas elecciones, no solo van a salir votar el millón y medio de chilenos que fue a marchar, también van a salir a votar, los 16 millones de chilenos que nos quedamos en casa, los que vimos por la televisión como los “luchadores sociales” destruyeron y quemaron las 6791 Pymes, pequeñas y medianas empresas que le daban trabajo a más de cien mil, entre chilenos e inmigrantes. Preferir el Congreso a una Asamblea, no solo es más "democrático", es lo más "institucional y participativo" que hay. El Congreso es el que tiene el deber de hacer las leyes, bien, que haga la Ley Suprema.

No son 30 pesos, son 30 años de abusos
Son los 30 años de corrupción y de abuso de la clase política, la iglesia y las Fuerzas Armadas

 

 imagedec

 

Después que el gobierno anuló el alza de los treinta pesos aplicada al boleto del Metro, ellos corrieron para aclarar que la indignación, la violencia, la destrucción, el saqueo y los incendios, eran la reacción no por los 30 pesos, sino por los 30 años, y un histórico dirigente sindical alineado con ese sector, explica que la explosión de rabia popular, “son los 30 años de corrupción y de abuso de la clase política, la iglesia y las Fuerzas Armadas”, y adelanta que: “Los manifestantes van ahora por la reforma de una Constitución que viene de la dictadura, y que la única salida para la crisis, es que el Presidente convoque a un Pacto Social, en el que se analicen los reclamos de los sectores populares. Es preciso convocar a una Asamblea Constituyente”.

 

Reflexionando en las explicaciones del dirigente sindical, y sin incluir a las Fuerzas Armadas, podemos recordar que, en los últimos treinta años, la clase política, transversalmente, ha legislado y concedido a la Iglesia, y particularmente a la Iglesia Evangélica, una serie de leyes que regulan y ordenan su constitución y favorecen su desarrollo: La Ley N° 19.638 del año 1999, que otorga la figura de Derecho Público, el Decreto 142 del 26 de diciembre del año 2005 que establece el día 31 de Octubre de cada año como Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, la Ley N° 20299 del mes de octubre del año 2008 que declara como Día Feriado el 31 de Octubre y la Circular N° 45 de agosto del 2012, que exime a las Iglesias del Impuesto a la Renta.

 

Estas leyes, decretos y circulares constituyen la institucionalidad para la Iglesia Evangélica, y no fueron regaladas por la transversal clase política, costaron años de interminables discusiones, desencantos, humillaciones y extensas esperas, sin sumar el tiempo y los gastos irrogados en los incontables viajes al Congreso Nacional. Estas conquistas de la iglesia, se lograron en estos treinta años a partir del año 1990, y son parte de los abusos que acusan el PC y el FA, y como se generaron a partir de los artículos e incisos de la Constitución de 1980, “una Constitución que tiene un origen ilegitimo ya que se escribió en dictadura, que fue aprobada en un plebiscito fraudulento y cuyo contenido es antidemocrático”, tendrán que ser necesariamente derogados por la Asamblea Constituyente.

 

La Asamblea Constituyente eliminará los abusos de la clase política y de la Iglesia, solo si callamos, solo si nos quedamos quietos, solo si permitimos que el PC, el FA y la exNueva Mayoría la impongan. La tierra que Dios nos ha dado es nuestra y el deber evangélico es multiplicarla. Cada uno de los 25 mil pastores que hay en Chile debe defender la institucionalidad por la que pelearon nuestros héroes; el obispo Javier Vásquez, el obispo Francisco Anabalón, el obispo Carlos San Martín, el obispo Hermes Canales. Es necesario exhortar a la congregación y advertir a los jóvenes que sonreír a los que marchan, animar a los que protestan y asentir a los que vociferan, es arriesgar nuestra libertad para orar en las plazas como lo hemos hecho estos días, ya que la Constitución de ellos, no estará inspirada en Cristo.

La guerra del Presidente es nuestra guerra
El enemigo es poderoso, implacable y violento, pero fueron y serán derrotados, porque somos más

 

 

Imagen944

 

 

Muchos han levantado la voz para negar la guerra, pero, este negacionismo es una estrategia de guerra, exitosa, porque perturba incluso a los líderes militares, que llegan a declarar, que no están en guerra con nadie. Pero, examinemos los hechos reales: Grupos, organizados, con las herramientas propias, a la misma hora, llegan a diferentes estaciones del Metro, las destruyen y las queman, Estas acciones no son una protesta, no son una manifestación ciudadana, no son un reclamo social, constituyen un acto de guerra, que apunta a inmovilizar y a neutralizar a un enemigo. Ahora, veamos los hechos culturales: Grupos, organizados, con recursos, llegan a la academia, a los medios de comunicación, para atacar los valores tradicionales de nuestra sociedad, como la protección de la vida, el matrimonio entre un hombre y una mujer, la inocencia de los niños, y el derecho preferente de los padres a educar a sus hijos. Si señores, estamos en guerra, y la guerra del Presidente es nuestra guerra.

 

Y si se trata de caracterizar a los enemigos, ellos son los que quieren imponer la ideología de género, el aborto libre, el matrimonio homosexual, la eutanasia, pero también lo son, todos aquellos que hacen desorden, los que roban, los que destruyen y los que queman, pues el Orden Público es un objetivo principal, Jesús nuestro líder, quiere que: “vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad” Ciertamente, los enemigos son poderosos, implacables y violentos, lo hemos visto y experimentado en estos días, en nuestro país, en nuestras ciudades y en nuestras poblaciones. El poder de fuego lo potencian con aceleradores químicos, como lo informan los expertos, y la violencia es implacable, apedrean el edificio y amenazaron a los residentes con incendiarlo, todo porque de los pisos superiores les tiraron baldes de agua. Y la mayor violencia, salir a protestar, aprovechando la confusión, el pánico y el temor que produjeron los atentados terroristas. Protestar el mismo día de un ataque, es cobarde e inmoral, es como se dice popularmente, “patear en el suelo”

 

Les extendemos nuestras manos al Presidente, y a todas las autoridades políticas, y comprometemos nuestras oraciones por la Constitución Política y el Estado de Derecho, y por cada soldado, marino, carabinero y policía que tiene la responsabilidad de defenderla. Un líder político, un artista y un deportista tienen el derecho de pedir que renuncie el Presidente, el mismo que tenemos nosotros, para pedirle al Presidente que se mantenga firme en su cargo, fue elegido democráticamente por una inmensa mayoría, y su mandato termina el 11 de Marzo del 2022. Los que votaron por el otro candidato y que fueron derrotados, tienen que aceptarlo, así es la democracia, así es la moral política y así lo exige el honor, de todos los que voluntariamente participan en un proceso electoral. El Presidente lo ha hecho bien, es el mejor Presidente que se requería para los tiempos difíciles, que se viven cuando las potencias entran en una “guerra comercial”

 

Que le quede claro a todos, hemos estado y estamos en guerra, y la evidencia es que la biblia, nos llama “soldados,” y a nuestro gran Jefe, Jesucristo, se le presenta como un gran “general” ¡Qué cantidad de himnos evangélicos exaltan a Jesús como un General! La guerra cultural y comercial, a la que alude el mandatario, esa que diseñó Gramcsi, que alienta el Foro de Sao Paulo y que ejecutan los saqueadores y pirómanos locales e inmigrantes, la ganaremos, porque somos más, en verdad somos muchos, mírenos, estamos en las calles y plazas del país, todos los domingos, invierno y verano, llueva o brille el sol. Antes, solo iglesia, solo cantos, solo oraciones, pero ahora, estamos aprendiendo a votar, a votar valoricamente. Somos como los obedientes soldados que protegen las calles, no respondemos a las risas, burlas e insultos. Nos discriminan como a nadie, los analistas políticos nos ignoran y ningunean. A muchas autoridades regionales les pedimos audiencia, y jamás nos atienden, pero no importa.

 

Buscando un Presidente para Chile
Estos son nuestros estándares

 

Imagen943

 

 

Los que se dedican a la realpolitik en ambos lados del espectro, no están preocupados de lo que flota en la superficie mediática, como la acusación constitucional, las 40 horas y ni siquiera del calentamiento global, están 24/7 buscando al hombre o la mujer, que pueda devolverlos al poder, y que les asegure la continuidad a la coalición gobernante, y como la pole position la ocupan Bachelet y Piñera, los estrategas de ambos bloques se las ingeniaron y arreglaron para confrontarlos públicamente con la materia. La expresidenta fue categórica: “No quiero ser candidata y no voy a ser candidata”. El Presidente les respondió: “Bueno, yo conozco a Joaquín Lavín de la escuela de Economía. Le tengo un gran aprecio y un gran cariño. Creo que es una persona que es resiliente, creo que es una persona que va enfrentando los desafíos, se va renovando, va encontrando los nuevos caminos, y eso yo lo aprecio mucho…”

 

No coincidimos con ellos, excepto el obispo que la calificó como la mejor Presidenta de la historia de Chile, tampoco con el Presidente, ya que el obispo Jorge Méndez, que es nuestro Representante Protocolar ante el gobierno, y los demás líderes evangélicos, se sintieron muy molestos cuando él utilizó once Semáforos de Las Condes, para hacer propaganda homosexual. Además, el obispo, siempre ha negado la reunión con Lavín, por lo tanto, jamás le ha ofrecido el apoyo evangélico a una candidatura presidencial. El alcalde Lavín no hizo una reflexión seria y objetiva, llegó y lanzó la propaganda homosexual, el no fue capaz de considerar lo básico, el 17 de mayo es el “Día contra la homofobia y la Transfobia” no es el Día por la Inclusión o Integración como le llama él, y pregúntele a los mismos activistas homosexuales; ¿Quiénes son los homofóbicos en Chile?, y le responderán: ¡Los evangélicos!. Es decir, Lavín hizo una manifestación contra nosotros los evangélicos.

 

También estamos buscando un Presidente para Chile, y decimos a la entrada de la casa, Donald Trump y Jair Bolsonaro son los estándares, sabiendo de antemano, que sin nosotros no hay Banda y no hay Moneda. Otrora eran los comunistas quienes escogían al Presidente, pero eso se acabo. En América hay más de 300 millones de evangélicos, de un universo de 1.000 millones de habitantes, es decir, se trata del 30% de la población, y el poder electoral pentecostal, ya lo sufrió Hillary Clinton y Fernando Haddad. Ahora, es cierto, en nuestro país, de los 4 millones de evangélicos que hay, solo el 30% ha empezado a votar valoricamente, pero eso ya es suficiente para inclinar la balanza. Trump es un guerrero de la libertad religiosa, un turbo para acelerar la economía y una partera egipcia para privilegiar la vida. Bolsonaro marcha para Jesús, está privatizando las empresas y limpiando el Currículum Escolar del marxismo cultural, y ambos son cristianos sionistas.

 

Buscamos un Presidente con carácter valórico, decidido a restablecer la civilización cristiana occidental y no un progresista disfrazado retóricamente de conservador y empujando con los pies la ideología de género, un Presidente que no solo firme la Carta de las cinco naciones a la Corte Interamericana de DDHH, sino también que suscriba la CARTA de las 19 naciones que confrontaron a la ONU diciéndole: “No apoyamos referencias a términos y expresiones ambiguas, como la salud y los derechos sexuales y reproductivos en los documentos de la ONU, porque pueden socavar el papel crítico de la familia y promover prácticas, como el aborto, en circunstancias que no gozan de consenso internacional y que puede ser malinterpretado por las agencias de la ONU. Dichos términos no tienen en cuenta adecuadamente el papel clave de la familia en la salud y la educación, ni el derecho soberano de las naciones a implementar políticas de salud de acuerdo con su contexto nacional. No existe el derecho internacional al aborto y estos términos no deben usarse para promover políticas y medidas pro-aborto.”

 

No es que, nos tengan mala, nos aborrecen. No nos tragan
Conclusión: Postergar la discusión. Elegir un nuevo Congreso

 

Imagen942

 

El obispo Jorge Méndez tiene razón, y no me refiero a las expresiones vertidas en el Centro Cristiano Internacional sede del pasado Tedeum Evangélico, sino a las que dijo ante los pastores en la reunión de la Unidad Pastoral Región Valparaíso a fines de agosto. El Representante Protocolar Evangélico les habló del Proyecto de Ley que pretende reformar la Ley de Culto, y que la ONAR, Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, ha venido socializando con los Ministros de Culto en todas las ciudades del país. El obispo Méndez explicó que los Ministros de Culto, y específicamente los pastores evangélicos, le pidieron al Director de la ONAR, que entregue el siguiente mensaje al gobierno: Es cierto, la Ley de Culto, que ya tiene 20 años de vigencia, es una buena Ley, que como toda obra humana, necesita un par de ajustes, pero que no la apure, no le ponga urgencia, porque las mayorías que dominan en la Cámara de Diputados y el Senado son contrarias a las Iglesia Evangélica, dijo a la letra: “No es que no tengan mala, nos aborrecen. No nos tragan” Y esto, quedó empíricamente demostrado en el Tedeum, no asistió nadie del Frente Amplio, ni tampoco de la Exnueva Mayoría, excepto dos parlamentarios, uno que critica ácidamente al liderazgo y otro que se burla. La Ley de Culto tiene virtudes, y el obispo dijo: “No vayan a hacerle un forado.”

 

Lo expresado por el obispo Representante Protocolar de la Iglesia Evangélica ante el gobierno, refleja genuinamente la opinión generalizada de los pastores evangélicos del país. El Frente Amplio y la ExNueva Mayoría tienen una Agenda Política, que apunta a impregnar toda la institucionalidad, con la ideología de género: La ideología de género es una expresión evolucionada de lo que es el marxismo, hoy día es un marxismo cultural, y lo que está tratando de generar es una destrucción total de la familia, aquella comunidad, aquella sociedad que está en la base de nuestro ser. Ellos lo que buscan es romper con la identidad sexual de la persona, ellos desconocen que uno nace hombre o mujer, y van hipersexualizando a los menores desde su más tierna infancia, y utilizan el poder que han ido adquiriendo en los organismos internacionales y en los distintos Estados, para imponer esta agenda ideológica. El efecto está por verse. Hoy día es un efecto ahí latente, en las manifestaciones y en los Parlamentos, pero todas esta políticas tienen un efecto en los 10, 15 o 20 años que vienen después, Hoy día, todavía quizás la gente no percibe el daño que genera la ideología de género, pero esto, en el mediano y largo plazo, va a traer efectos muchos más dañinos, que el cambio climático, porque destruye la esencia de la persona.

 

Una virtud de la Ley N° 19.638, es el Artículo Séptimo inciso C, que faculta a los Ministros del Culto a predicar y enseñar libremente y por cualquier medio, la doctrina bíblica, no solo sobre la Trinidad, sino de la sexualidad humana. La Ley de Cultos constituye un obstáculo y un estorbo enorme para los promotores de la ideología de género, y la reforma o revisión de la Ley de Cultos sería regalarle al marxismo cultural una bandeja de oro para satisfacer sus apetitos. Esta virtud de la Ley; la libertad de predicación evangélica, que no la tiene ningún país del mundo que legalizó la ideología de género como Canadá y el Reino Unido, hay que cuidarla, protegerla y potenciarla, porque no hay dudas, el “forado” que teme el obispo Representante, se empezará a cavar por aquí. Lo que si debemos entender claramente; Protegeremos la Ley de Cultos, no solo, pidiéndole al gobierno que deje tranquilo el Proyecto de Reforma, hay que intervenir el Congreso Nacional, y reemplazar esas mayorías antivida y antifamilia, hay que elegir diputados y senadores comprometidos con los valores cristianos. Para cubrir esta necesidad, se necesita que el pastor Julio Meléndez Presidente de la Mesa de Unidad del Biobío, que afirmó que el porcentaje del evangélicos en su región es el doble que en el resto del país, los anime a votar valoricamente el domingo 21 de noviembre del 2021.

 

El Frente Amplio y la Exnueva Mayoría hicieron un pacto de sangre con la ideología de género y “avanzarán sin transar” y sin dar “ni un paso atrás”, a pesar que ven y sufren como la Derecha los desplaza un país tras otro. Reconocidos intelectuales y destacados líderes de esas coaliciones, les han llamado a reflexionar para construir una nueva propuesta, pero desoyen toda advertencia. El Cientista Político Alfredo Joignant militante del PS ha dicho: “Si no levanta una agenda de salud, educación y pensiones, la izquierda está muerta. Los derechos LGTBI son importantes, pero a la gente no le interesa eso.” El exministro y ahora senador José Miguel Insulza ha dicho que la izquierda “ya no tiene proyecto”, lo mismo ha repetido el senador Carlos Montes, el expresidente Ricardo lagos, pero no hay cambios en la Agenda, ninguno, y así vemos al Presidente del Senado insistir por las suyas, que va a poner en Tabla el matrimonio homosexual, sabiendo que el gobierno no lo respalda. Así que, el empecinamiento de la izquierda por la ideología de género, nos obliga a “defender ardientemente” los valores cristianos, y no hay otra forma de hacerlo, que no sea orientando el voto de los evangélicos hacia los candidatos conservadores, para las elecciones municipales, presidenciales y parlamentarias que parten el próximo año.

Un golpe a la meritocracia
No está siendo reconocida ni recompensada por la Segpres

 

Imagen939

 

 

La meritocracia es y debe ser siempre la política pública usada por el gobierno para reconocer y recompensar el esfuerzo voluntario de las personas que se empeñan para ponerse de pie cuando la circunstancias las golpean sorpresiva e inesperadamente, cuando aprovechan el dolor y la amargura de la tragedia para mejorar sus vidas y sus organizaciones, se trata de gente que, al mal tiempo le puso buena cara, gente resiliente, gente de reflejos instintivos, que no se dejaron abatir sino que se tomaron de las manos y derrotaron a la tromba. Reconocer y recompensar la meritocracia es un acto de justicia gubernamental, que tiene su inspiración en el juicio divino, cuando Jesús reconoce y recompensa al que multiplica y no al que esconde los talentos. La congregación de Jotabeche es una Iglesia meritocrática, que no está siendo reconocida ni recompensada por la Secretaría General de Gobierno de Chile.

 

Cuando los hermanos de la Iglesia de Jotabeche se enteraron de la situación familiar en que vivía su obispo, reaccionaron como corresponde a gente que conoce la biblia, y le teme a la Palabra de Dios que dice: “El obispo debe ser marido de una sola mujer” (1° de Timoteo 3: 2). La iglesia de Jotabeche siempre ha tenido en gran estima al pastor y les ha honrado, tanto como los galos al apóstol Pablo (Gálatas 4: 15), sin embargo, el temor a la Palabra y la santidad de la iglesia pesaron más, demostrando con esta acción que son una verdadera iglesia cristiana, que sirve a Dios y no al hombre. ¿Por qué la Segpres les castiga por esto? Si, es cierto, ésta decidida acción de la Iglesia de Jotabeche, tiene que haber hecho temblar a más de un par de líderes de la Segpres, quienes pensaron: ¡Que tremendo es el compromiso de estos evangélicos jotabechinos con el matrimonio, entre un hombre y una mujer! ¿Qué van hacer contra nosotros cuando impulsemos el matrimonio homosexual? ¿Nos destituirán también como lo hicieron con su gobernante?

 

¿No hay en la Segpres algún asesor con conocimientos de teología, no hay ningún sociólogo, que les informe acerca del tamaño de la transformación, más bien de la revolución que se produjo en la Iglesia más grande de Chile? Estimados burócratas, acaba de tener lugar un hecho histórico de proporciones universales en el país, una organización social de cientos de miles de personas, como es la Iglesia de Jotabeche, (Pew Research Center un think tank con sede en Washington D. C. que brinda información sobre tendencias en los Estados Unidos y en el mundo, dice que la Catedral es la tercera iglesia más grande del mundo con una membresía de 150.000), ha decidido cambiar sus sistema de gobierno. Para nadie es un secreto que los gobiernos eclesiásticos, evangélicos y católicos son de tipo monárquico, es decir, gobierna soberanamente una sola persona. La Iglesia de Jotabeche ahora es una iglesia congregacional o democrática, donde los acuerdos se tomarán por la mayoría de sus miembros. ¿No es importante esto en un continente, donde más del 50 % de la población prefiere gobiernos autoritarios? ¿Hay que castigar a los que fortalecen la democracia?

 

¿No hay en la Segpres gente, digamos auditores contables, con la capacidad de dimensionar el cambio paradigmático que ha ocurrido en la Catedral Evangélica de Chile? Para todos es sabido que las finanzas en las iglesias evangélicas se manejan con un nivel de secretismo absoluto, ningún miembro de la congregación sabe cuánto ingresa y mucho menos en que se gasta. La Iglesia de Jotabeche ha corrido para siempre el velo, han formado una Comisión de Finanzas, que administrará los recursos abierta y públicamente, y con esta decisión, indudablemente pasan a ocupar el primer lugar en el país, como la organización social con la mayor transparencia nacional. Muchos estudiosos del fenómeno religioso eclesiástico, creen que con este ejemplo de la Catedral Evangélica de Chile, se iniciará un proceso de apertura y transparencia, que repercutirá en las 25.000 iglesias evangélicas que hay en el país. QUITARLE la realización del Tedeum Evangélico a la Iglesia de Jotabeche, en cuya Catedral Evangélica se ha realizado desde que fue establecido, es un golpe a la meritocracia.

Al embajador Eldad Hayet le gustaría que Piñera reconociera a Jerusalén
Piñera a Netanyahu: "Estoy seguro de que los aspectos más inspiradores de nuestra relación aún están por venir, la sinergia entre Israel y Chile es muy, pero muy poderosa".

 

Imagen938

 

Con ocasión del viaje del presidente Sebastián Piñera  para visitar al Estado de Israel, el embajador de Israel en Chile Eldad Hayet, expresó que le gustaría que el mandatario chileno, siguiera los pasos de sus homólogos estadounidense y brasileño,  Donald Trump y Jair Bolsonaro, y reconociera a Jerusalén como la legítima capital de Israel, digamos como que, aprovechando el viaje. Por su parte nuestro Presidente, en su encuentro con el primer ministro Benjamín Netanyahu, destacó los 70 años del reconocimiento, la amistad y la colaboración entre Chile e Israel, afirmando que: "Estoy seguro de que los aspectos más inspiradores de nuestra relación aún están por venir, la sinergia entre Israel y Chile es muy, pero muy poderosa".

 

Estas palabras del Presidente me impresionaron, en verdad me agradaron, responder que la sinergia entre los dos países era muy poderosa, encuentro que es lo máximo, ninguno de los Presidentes chilenos, anteriores, dijo jamás algo así acerca de Israel y Chile por supuesto, porque en su tiempo lo dijeron de Chile y Cuba, de Chile y la URSS y de Chile y Venezuela. Pero, donde el Presidente tuvo un verdadero acierto, fue cuando dijo: “Estoy seguro de que los aspectos más inspiradores de nuestra relación aún están por venir.” Y esto lo dice, porque el Presidente sabe bien, que su sucesor en La Moneda, a más tardar el subsiguiente, reconocerá a Jerusalén como la legítima capital de Israel, además de firmar un Acuerdo de Libre Comercio, entre otras acciones.

 

Varias son las razones, por las que el Presidente Piñera, no puede seguir los pasos de sus homólogos Donald Trump y Jair Bolsonaro. La primera tiene que ver con el famoso equilibrio, el gobierno sabe que en Chile hay quince mil judíos que favorecen a Israel y unos cuatrocientos mil ciudadanos que origen árabe que favorecen a Palestina, y que si bien los primeros son importantes, los segundos tienen mucha influencia, electoral por el número, e influyentes, porque cuentan con varios parlamentarios, incluso uno de ellos con aspiraciones presidenciales. Ciertamente nuestro gobierno ignora, a los millones de evangélicos que aman a Israel, y que tiran por la borda el equilibrio del que habla la cancillería, a diferencia del Presidente norteamericano y brasileño, que conocen de sobra y satisfacen, el amor de los evangélicos por Israel.

 

A continuación comparto algo importante, aunque delicado, pero con mucho respeto. Todos sabemos que el Presidente Piñera hace las cosas por convicción, las convicciones que surgen de su fe católica. Los católicos creen que Dios desechó a Israel como su pueblo, y que ahora ellos, la Iglesia Católica Romana, son el pueblo de Dios, por lo tanto, cada vez que un católico lea en el Nuevo Testamento, la palabra Israel, debe interpretarla como la Iglesia Católica Romana. Esta teología católica es la que explica el desdén del Vaticano por el Estado de Israel y su notorio favoritismo por la causa palestina. Para la Iglesia Católica y su Estado Vaticano, Israel es como cualquier otro país. La Iglesia Católica Romana por siglos y siglos acusó a los judíos de la muerte de Jesús, y los castigó cruelmente por ello, hasta el Concilio Vaticano II cuando emitieron la Declaración Nostra Aetate.

 

Sin desconocer que hay algunos evangélicos que tienen la misma doctrina que la Iglesia Católica, la Iglesia Evangélica en su inmensa mayoría, cree que Israel es el pueblo de Dios. Los evangélicos también creen en la promesa de Abraham, que será bendecido por Dios todo aquel que bendiga a Israel, sea una persona, una iglesia o un país. Y la teología evangélica, cuenta con una prueba o evidencia, que la hace irrefutable, y es la siguiente: Después de 1878 años de diáspora, los judíos vuelven a su tierra e Israel renace nuevamente como nación, y se desarrolla aceleradamente para ser una Gran Nación, tal como Dios se lo prometió a Abraham: “Haré de ti una gran nación”. El Presidente Donald Trump y el Presidente Jair Bolsonaro tienen esta fe evangélica, y por eso, ellos han reconocido a Jerusalén como la legítima capital de Israel.

 

El último párrafo de este artículo lo destino a aquellos evangélicos que tienen estudios superiores y que manejan los conceptos fundamentales de la teología evangélica. Estos evangélicos, cuando saben que el gobierno de Israel es tan tolerante que permite que en sus ciudades más importantes como Tel Aviv y en la misma Jerusalén se realice la Gay Parade más multitudinaria del mundo, se preguntan: ¿Hasta dónde debemos apoyar a Israel? La respuesta, la entregó Jesucristo en su enseñanza de Mateo 25: 31 al 46. Si apoyamos a Israel en todas las necesidades que ellos tengan estaremos apoyando al mismo Jesús. Esta enseñanza es muy valiosa: Si el gobierno de Israel quiere dos estados lo apoyamos, si el gobierno de Israel quiere establecer asentamientos en Cisjordania lo apoyamos. Trump y Bolsonaro creen lo mismo.

Equilibrio y Plan Potente
¿Un viaje humanitario o comercial?

 

Imagen905

                         Evangélicos chilenos preparándose para marchar por Jesús en Santiago de Chile

 

Nos sentimos gratamente impresionados cuando hace unos días atrás, se anunció que el Presidente Piñera haría una visita a Israel, y la asociamos a su preocupación por imprimir un mayor dinamismo a la economía chilena, y así poder asegurar el 3,5 de crecimiento que se espera para este año 2019. El jueves 13 de junio pasado, junto con tomar juramento a sus nuevos ministros, anunció un paquete de medidas económicas que involucran inversiones en infraestructura y en obras públicas por hasta 20.000 millones dólares, afirmando que este era un “Plan Potente”. Y si se trata de reactivar, de crecer y avanzar hacia el desarrollo económico, visitar Israel es fundamental, ya que se trata del mejor país para conseguir tecnología aplicada no solo a la ciberseguridad, sino también a la desalinización, a la movilidad eléctrica y a la exploración espacial. Nunca se dijo que el Presidente visitaría también Palestina.

 

Ahora, para justificar la inclusión de Palestina en el viaje presidencial, el nuevo canciller ha dicho: “El Presidente tiene muy claro cuáles son los equilibrios. La Cancillería lógicamente ha estado trabajando en ello y colaborando, ahí vale mucho la experiencia que tienen acumulada los funcionarios de carrera que permite saber desenvolverse en forma adecuada en situaciones estrechas". La periodista de Emol.com que escribe sobre el viaje presidencial agrega que: “Su paso por estos dos primeros lugares (Israel y Palestina), no deja de ser motivo de atención y una visita diplomáticamente compleja, debido al llamado conflicto israelí-palestino que se remonta a comienzos del siglo XX, tema del cual en el Gobierno dicen estar conscientes y preparados sobre todo al momento de cuidar los equilibrios durante el viaje de Piñera.

 

Las explicaciones del nuevo canciller y las reflexiones de la periodista, que insisten en el tema de los “equilibrios” tienen que ver con lo siguiente; En Chile hay una comunidad judía que favorece a Israel y una comunidad de origen árabe que defiende a Palestina, y también porque Chile reconoce tanto al Estado de Israel como al de Palestina. Para procesar mejor el tema, pongamos números al equilibrio: Los chilenos que profesan la religión judía son unos 15.000, y los chilenos de origen árabe son unos 400.000 mil, y en lo institucional, Chile reconoció al Estado de Israel el 5 de Febrero del año 1949, y al Estado de Palestina el 7 de Enero del año 2011. No obstante, esta matemática adolece de un dato relevante, que lamentablemente han ignorado todos los cancilleres, incluyendo el actual don Teodoro Ribera, y que la periodista también. En cuanto a los funcionarios de carrera de la cancillería, siempre han hecho gala de un sesgo antisionista.

 

Los cancilleres ignoran a los millones de evangélicos chilenos, que aman entrañablemente al Estado de Israel, y que por su magnitud, rompen cualquier cálculo de equilibrio político. A estas alturas, esta ignorancia es inaceptable. Los evangélicos norteamericanos exigieron al Presidente Trump reconocer a Jerusalén y trasladar la embajada, al Presidente Bolsonaro inmediatamente asumido visitar Israel. Los evangélicos chilenos estamos indignados luchando contra la imposición de la ideología de género, pero no dejamos de lado nuestros valores cristianos en cuanto a la agenda internacional. Y lo vamos a decir con toda claridad, estamos trabajando para que el próximo gobierno, asuma la misma política exterior del gobierno de los Estados Unidos en cuanto al Medio Oriente, y dicho esto, nos preguntamos: ¿En qué ayuda a la reactivación económica visitar un campo de refugiados?

 

Página 1 de 34

2019. Chile Cristiano. Todos los derechos reservados.
Se autoriza la reproducción, total o parcial, de lo publicado en este sitio con sólo indicar la fuente

 

Go to top